Plan Urbano

De WikiTotoras

La necesidad de un Plan Urbano.

El Plan urbano es un instrumento urbanístico que interpreta y actúa sobre los procesos de transformación de la ciudad, definiendo los lineamientos y programas para que el desarrollo urbano resulte equilibrado a través de la acción privada, pero fundamentalmente en la gestión y ejecución de la obra pública.
Un Plan Urbano debe prever los procesos de cambio, debe ser capaz de superar aquellos hechos negativos existentes en la ciudad, a través de la recuperación de la iniciativa pública y ciudadana, para emprender un proyecto colectivo de ciudad con vistas al futuro.
En este proceso en que se establecen los objetivos que definen el “proyecto de ciudad futura”, no se trabaja sobre pronósticos o predicciones, sino que se prepara el territorio para que paulatinamente se vayan incorporando los cambios y modificaciones que se desean, a través de un conjunto articulado de propuestas, considerando prioritariamente, aquellas oportunidades de desarrollo que puedan presentarse.
Si se asume este fenómeno de cambio a través de la gestión pública, el mismo debe prioritariamente, basarse en la extensión programada de las infraestructuras de transporte y comunicación, en lograr nuevas centralidades urbanas, modernas relaciones con la industria, los servicios y el trabajo, innovadoras soluciones habitacionales, novedosas respuestas frente a la carencia de espacios públicos y fundamentalmente, considerar la preservación del medio ambiente.
La necesidad de un Plan Urbano entonces, se fundamenta en la reorganización y renovación urbana, a través de las cuales se irá identificando en el transcurso del tiempo, un proyecto integrado de ciudad. La labor técnica y la decisión política de llevar adelante un Plan, debe sustentarse indiscutiblemente, en el consenso con la sociedad y en la participación ciudadana, en las instituciones y en los entes empresariales, trascendiendo un determinado período de gestión pública, con estrategias pensadas a largo plazo, pero sin desatender en el corto y mediano tiempo, aquellas demandas puntuales, que den solución a los problemas coyunturales.
La elaboración del Plan Urbano y la ciudad objeto de estudio.

Debemos entender que la ciudad se construye a si misma y que la decisión técnico política de intervenir en la ciudad, conlleva una actitud de interpretación de los sucesos existentes, más que a imponer un modelo de ciudad “terminado”, hacia el cual dirigir los esfuerzos e inversiones, debe ser una gestión continua, cuya función es plantear grandes directrices y líneas de acción. Desde este enfoque, se estableció una etapa inicial de recopilación de la información que nos daría la pauta de la evolución del casco urbano y otra, del estado de hecho de la ciudad o morfología actual, para lo cual se tuvieron en cuenta los siguientes ítems:

  • Patrón de urbanización

Trazados / Tipo de manzana. Parcelas, mayores áreas, tierras públicas. Área urbanizada y no urbanizada / Suelo rural. Tendencias de urbanización.

Usos generales

Residencial, comercial, productivos o de servicios mixto, especiales (cementerios, basurales), rural quintas, diferentes áreas de borde), conflictivos (detección de incompatibilidades de uso y/o conflictos ambientales).

Edificación

Vivienda (en bloque, abierto, apareadas, en línea, etc.)

Ocupación: núcleos de consolidación, alturas estado de la edificación, tendencias de crecimiento (permisos de construcción en los últimos diez años).

Áreas homogéneas.

Infraestructuras

Rutas, accesos. Sistema viario general.

Pavimentos (hormigón armado, asfalto, mejorado, tierra, etc.).

Cloaca, desagües pluviales, agua potable de red.

Gas, electricidad (alumbrado público y energía eléctrica).

Programa de obras públicas.

Espacio público y equipamientos

Públicos / Privados.

Ambiente

Arbolado urbano / Forestación existente y posible.

Cursos de agua / Reservas ambientales.

Normativa existente

Metodológicamente, el trabajo se ha enfocado sobre aquellas componentes urbanas o grupo de componentes que caracterizan y condicionan a la ciudad, como la forma resultante vinculada a la red vial, el ferrocarril, las infraestructuras, los servicios. Por otro lado, se ha relacionado el tejido en cada parte de la ciudad, con las variables de subdivisión del suelo, edificación y usos.

El objetivo es detectar situaciones morfológicas y funcionales diferenciadas dentro de la ciudad y la confección de un plano de áreas que permita establecer premisas para el Plan de Ordenamiento, como también determinar zonas a partir de sus cualidades ambientales o de su valor histórico que deban ser motivo de estudios para implementar programas de conservación.

La cuadrícula ha sido uno de los instrumentos que más se ha utilizado en la construcción de la ciudad, cuya racionalidad del uso del espacio y de los movimientos, es el soporte básico del trazado de las ciudades, transformándose en el elemento clave de la morfología urbana, ya que a lo largo del tiempo se modifican las formas pero no los trazados.

En el caso de Totoras la homogeneidad de la manzana que define un ambiente continuo y uniforme, es notoria y está dada no por la repetición tipológica, sino por la invariante de la altura en un entorno de edificaciones diversas.

Respecto a la evolución del casco fundacional, se reseña el proceso de ocupación del suelo en relación a la ocupación del espacio, tipologías arquitectónicas, normas referidas a la morfología urbana. La ciudad fue concebida como un todo donde las características principales son que sus límites están definidos por los bulevares de circunvalación (hoy Bulevares Colón, Garay, Belgrano y Rivadavia), un amanzanamiento regular, la diferenciación de la trama circulatoria a través de las avenidas superpuestas en forma diagonal sobre una trama ortogonal y los modos de parcelamiento.

Evidentemente en los primeros años después de su fundación, lo más importante fue la materialización del trazado y la consolidación del núcleo urbano. En el modelo fundacional, se distinguen claramente las formas de implantación de los edificios, generalmente sobre la línea municipal y las tipologías son la casa de galería o “chorizo”, con diversos tratamientos de fachada.

Más adelante, la fuerte inmigración de la primera post guerra , influye en el crecimiento de la población que se va asentando sobre los principales ejes circulatorios, continuando la tipología de la casa con patio, pero también aparecen las primeras casas con locales destinados a comercio.

En un período posterior, a partir de 1935, comienza un proceso de renovación coincidente con la introducción de la arquitectura moderna y luego con el modelo del “chalet californiano”, que va reemplazando las antiguas estructuras por una nueva tipología de vivienda individual, racionalista y compacta en algunos casos, y que en algunos sectores fue modificando el tejido por el retiro de la línea municipal.

Otra etapa puede detectarse a partir de la aplicación del Plan Regulador de 1972: se evidencia un aumento en el proceso de renovación y densificación, se incorporan el único edificio en altura existente, y aparecen nuevas formas cuyos materiales, colores y texturas son muy diferentes a los modelos edilicios originales. El Plan Regulador establece zonificaciones con altos valores de ocupación del suelo, ocupación total y alturas, alentando ilusoriamente un improbable proceso de completamiento y sustitución urbana, alejado de las reales posibilidades de transformación de la situación existente.

Como conclusión, se verifica que en sus orígenes la ciudad fue concebida como una totalidad, si bien su desarrollo urbano posterior, la hace semejante a las ciudades de crecimiento espontáneo y puede estimarse que el modelo fundacional tuvo vigencia por más de cincuenta años y por lo tanto, puede inferirse que el completamiento del casco se dio en forma paulatina. Esto se refleja en el tiempo, por la evolución de las tipologías, el abandono de la continuidad en la línea de edificación y por la renovación urbana consistente en el reemplazo puntual de edificios antiguos por nuevos, sin alterar la morfología de la zona, los cuales resultan compatibles con el tejido tradicional.

En el caso de Totoras, el modelo morfológico residencial se diversificó rápidamente sin llegar a establecer una imagen formal unitaria y homogénea del tejido, salvo la condición de altura enunciada. La presencia de la vivienda de tipo original y el lenguaje fundacional es aislada, no quedando actualmente ningún sector de la ciudad que conserve ese ambiente urbano. La imagen de la ciudad, es el resultado de la superposición de estilos arquitectónicos de diversos períodos, mezcla de usos, donde se plasma la modernidad de cada momento histórico con sus variantes y necesidades locales.

El crecimiento de la ciudad, se verificó de dos maneras diferentes: por relleno de la estructura de manzana del casco fundacional, y por extensión, sobre la base de una estructura urbana que no guarda relación con la del casco original y que se desarrolla por la prolongación de las calles sin jerarquía alguna.

Para la verificación de la morfología actual, se realizó operativamente la identificación de cada zona y su localización relativa en la ciudad, y consistió en el reconocimiento de la situación de hecho o estado actual, organizando el reconocimiento del siguiente modo:

  • recorrido por calles para registrar los ítems de estudio e identificar sectores y definir áreas homogéneas.
  • estudio de la documentación catastral, de la estructura parcelaria y la relación entre el espacio construido y libre, realizado sobre las fotos satelitales, y el registro temporal de los permisos de construcción.
  • confección de planos síntesis que demuestren: la ocupación del suelo (modalidad de la ocupación y dominancias del uso del suelo, condición del tejido, construcciones dispersas), altura de la edificación (de un nivel, hasta dos niveles, más de dos niveles), presencia o no de zonas deficitarias en cuanto a calidad y estado de la edificación.
  • comparación y superposición de la información anterior con los tendidos de infraestructuras y servicios (grados o niveles de consolidación), la jerarquización de arterias a través de las cuales se reconoce la incidencia en la forma de la ciudad.
  • zonas con base del tejido tradicional (que se consolidó en la primera época de ocupación de la ciudad)
  • zona intermedia donde el completamiento se da con tipologías más nuevas, con variantes de tejido disperso.
  • zona de tejido nuevo, que se encuentran en proceso de completamiento, donde el tejido es más abierto con predominio de superficie libre sobre lo construido.
  • áreas vinculadas a un mismo proceso formativo
  • análisis socio – económico relacionado con la cantidad y tipo de población, presencia de condiciones de marginalidad, mayor o menor capacidad económica de las diversas partes de ciudad (industrias, servicios)
  • acciones oficiales presentes o proyectadas vinculadas a la dotación de infraestructuras y saneamiento, accesibilidad y transporte.

Por otro lado, también se verificaron localizaciones de actividades en forma dispersa o escasa concentración a pesar de los objetivos que sustentan las normas vigentes, que no han logrado fortalecer hasta el momento la idea de centralidad urbana propia del trazado fundacional.

En otro orden, la tendencia de crecimiento o expansión se da por agregado de manzanas o parte de ella, espontáneo lote a lote o por planes de vivienda, fundamentalmente hacia el Sur como lo indica el Plan Regulador de 1972, pero sin ninguna estrategia temporal y de diseño del espacio urbano.

Después de caracterizar y localizar las zonas morfológicas, se detectaron posibles áreas de conservación y/o de renovación prioritarias.

  • el área central en el casco histórico de tejido tradicional y su posible expansión.
  • la zona de la ex Estación Ferroviaria.
  • los bulevares de circunvalación.
  • los barrios existentes.

Todas poseen características particulares de valor ambiental, variando en cada uno el valor por la edificación, por su significado histórico, por su especial y variada forestación, por sus actividades específicas, etc.

De la comprensión y reflexión sobre la situación actual, derivada del conocimiento de la evolución histórica de la ciudad de Totoras, pueden proponerse intervenciones basadas en un enfoque global para encarar el Plan de Ordenamiento Urbano-Territorial.


Documentación Completa

Herramientas personales